Pelea por el quórum, presencia de libertarios y paridad de fuerzas: la imagen de la Cámara de Diputados que viene

La Cámara de Diputados elegirá en los comicios legislativos de este año 127 bancas, de las cuales el 53% pertenecen a Juntos por el Cambio, que arriesga 60 escaños, y el 41% al Frente de Todos, que pone en juego 52 lugares.

Con este escenario, el Frente de Todos tiene un panorama más favorable ya que arriesga 52 de los 120 legisladores de su bancada, lo que le permitiría alcanzar quórum propio -129 escaños- si realiza una elección parecida a la del 2019.

La bancada del oficialismo que conduce Máximo Kirchner hoy tiene 68 diputados con mandato hasta el 2023, por lo que si logra sumar una decena de bancas a las 51 que tiene que renovar podrá contar con mayoría propia.

Por su parte, la oposición encarnada en Juntos por el Cambio pone en juego 60 bancas de las 115 que tiene en Diputados, ya que renueva buena parte de los legisladores que ingresaron en diciembre de 2017, momento en que Cambiemos era Ejecutivo y logró su mejor elección.

El problema que debe sortear Juntos por el Cambio, además de la apatía que eso impacta en todas las listas, es que en esta oportunidad aparecieron contrincantes que apuntan al núcleo duro de su electorado como son los libertarios Javier Milei en la Ciudad de Buenos Aires y José Luis Espert en territorio bonaerense. Estos dos candidatos pueden arrastrarle votos por “derecha” que les alcanzaría para acceder a una banca y le restaría poder al bloque en Diputados.

En el entorno de Milei, quien hizo su cierre de campaña con una nutrida concurrencia, los números señalan que en el peor escenario podría entrar el economista y si logra alcanzar el 15%, arrastrando a desencantados con María Eugenia Vidal que no la quieren votar aunque finalmente lleve a Ricardo López Murphy en la lista, sumar una más.