La ex consuegra complicó a Ricardo Jaime en el juicio por enriquecimiento ilícito

El juicio por enriquecimiento ilícito de Ricardo Jaime, primer secretario de Transporte del kirchnerismo, comenzó en 2019. Todos los lunes se realizan audiencias por Zoom, el modo pospandemia que eligió el Tribunal Oral Federal 6 para llevar a cabo el juicio que ha entrado en etapa de definiciones.

A Jaime, detenido desde 2016 en la cárcel de Ezeiza, se lo juzga por cuatro casos de corrupción en un mismo juicio. El más relevante es el de enriquecimiento ilícito porque de ser hallado culpable se demostraría la hipótesis original de la investigación: el dinero que usaron sus familiares y allegados para comprar bienes que Jaime no podía poner a su nombre, provino de la corrupción que reinó en la secretaría de Transporte desde 2003 a 2009. Jaime también está en juicio junto a Julio De Vido por la compra de trenes chatarra a España y Portugal. Ambos están condenados por la Tragedia de la Once aunque la sentencia no está firme.

Uno de los capítulos en los que se divide el caso de enriquecimiento ilícito es el que está relacionado con la compra de una casa situada en la calle Omaguacas 91, en Carlos Paz, Córdoba. Allí vivía Jaime hasta que fue detenido. Esa casa está a nombre de su hija Julileta Jaime quien está también en juicio acusada de testaferro (persona interpuesta en el enriquecimiento) de su padre.

La maniobra de compra de la casa por parte de Julieta-quien para la justicia no tiene como justificar el dinero- involucra a otras personas. Está enjuiciada como como testaferro de Jaime Graciela Vigna, madre de Sebastián Ledantes, ex marido de Julieta Jaime y también acusado en el juicio. Norberto Ledantes, padre de Sebastián también llegó acusado al juicio pero murió en abril de este año y fue sobreseído por fallecimiento.

Sebastián Ledantes fue novio de Julieta Jaime por unos ocho años. Se casaron en 2007 y se separaron pocos meses después. Cuando se formalizó el matrimonio Jaime compró con dinero ilegal una casa y la puso a nombre de los padres de su yerno: necesitaba esconder esa propiedad porque sus ingresos no le permitían justificar la adquisición. La casa en Carlos Paz, luego del divorcio de la pareja, fue transferida a nombre de Julieta Jaime.

En 2016 los Ledantes-Vigna se presentaron ante una fiscalía cordobesa y explicaron cómo se hicieron las maniobras en las que están involucrados: y señalaron a Jaime como el responsable de poner dinero ilegal para la compra de la casa.

Graciela Vigna declaró hoy en indagatoria vía Zoom desde Córdoba. Pidió ampliar su indagatoria y reiteró básicamente lo que ya había dicho: que el dinero para la compra de la casa no lo aportó Julieta Jaime. La declaración se inició a las 11 y duró apenas unos minutos. Obviamente Vigna aseguró que no quiso encubrir el enriquecimiento ilícito de Jaime y explicó cómo fue la maniobra de la compra de la casa.